LA COCINA EN BLANCO, LUMINOSA Y ATEMPORAL

Si estás pensando en reformarte la cocina o en cambiar el mobiliario, seguro que dudas a la hora de  elegir el color. Es una duda razonable ya que generalmente es el lugar favorito de la casa, en el que pasamos más tiempo, y en el que la inversión es alta y para un largo plazo de tiempo. La cocina en color blanco es una apuesta segura por ser luminosa, elegante, y algo fundamental, atemporal, es decir, nunca pasa de moda. Junto a estos valores, el blanco tiene otras atribuciones.

Luminoso

El color blanco multiplica la luz, especialmente en espacios pequeños. Es ideal para cocinas pequeñas, estrechas, cocinas en L, cocinas en U o aquellas que son interiores, es decir que no tienen luz natural. La luminosidad genera  amplitud.

Atemporal

Es la gran ventaja del color blanco. Nunca pasa de moda. Se adapta a todos los estilos, minimalista, rústico, clásico…etc. El blanco combina con cualquier color que esté de moda en un momento determinado. No hay color que se le resista  para hacer ambos una buena pareja de decoración. Piezas, tejidos, cortinas, cualquier toque de color con estos elementos le dará a tu cocina un aire nuevo y moderno.

Elegante

El mobiliario y el pavimento blanco transmite elegancia. Es el color más puro de todos, el que aporta paz y bienestar. Hoy en día, la cocina es un rincón de la casa único, especial, y el blanco nos transmite bienestar.

Si apuestas por otros colores como por ejemplo los oscuros, recuerda que es aconsejable que la estancia tenga buena amplitud y sea luminosa. Es clave  con el objeto de que no se quede una cocina aciaga, triste. Si te decantas por colores vivos y atrevidos como los naranjas, amarillos o rojos, es aconsejable combinarlos con puertas o elementos en cristal para intentar equilibrar el espacio.

Los comentarios de esta entrada están cerrados